¡señoras y señores, ha llegado el afilador!

Nuestros pequeños artesanos siguen aprendiendo el oficio ebanista y esta mañana han estado afilando sus propias gubias. Y es que si una de las herramientas que usamos cae al suelo, el filo se daña y ya no podemos seguir tallando. Por eso, hoy nos hemos pasado parte de la mañana poniendo a punto el instrumental del 1er Taller del Pequeño Artesano.

Nuestro particular afilador consiste en una piedra de agua que hacemos rodar empujando un pedal lateral. ¿Y por qué agua? Pues porque sin agua, el acero se calentaría y quedaría inservible como herramienta de corte.

Y ahora, ¡a cuidar esos deditos!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s