Biedermeier me ha robado el corazón

¡Ay, creo que me he enamorado! Se llama Biedermeier. Y es tan… ¡encantador! La verdad es que nos conocemos desde hace años, pero desde que le vi haciendo un cameo en una de las reposiciones que emite Divinity TV de Sexo en Nueva York, no he podido dejar de pensar en él. El capítulo en cuestión se titula El baile del pollo, y comienza con la típica disertación de Carrie sobre la peculiar pero glamourosa sociedad neoyorquina. En esta ocasión, su discurso se centra en los solteros que, con pisos prácticamente vacíos, corren a decorar sus casas ante la inminente llegada de un invitado. Así, Miranda, que espera la visita de un amigo muy especial, se encuentra en pleno “proceso decorativo”. Para ello ha contratado los servicios de una profesional del interiorismo que ha llenado su casa de muebles y objetos, algunos de ellos un tanto… accesorios.

En los siguientes 40 segundos podéis ver cómo Miranda y su invitado se disponen a pasar una encantadora velada en su recién amueblado piso. Lo que ocurre a continuación explica el flechazo que un mueble de estilo Biedermeier es capaz de provocar entre dos enamorados del diseño de interiores.

[vimeo http://vimeo.com/28898853]

Tenéis razón, ¡el mueble apenas se ve! Pero ya que los guionistas han pasado de puntillas por la mesita auxiliar de Miranda, nosotros lo enmendaremos desvelándoos los encantos del Biedermeier.

¿Qué tal si nos situamos en la Europa de la primera mitad del siglo XIX? Fueron tiempos de cambios, de revoluciones y de progreso, que dieron a luz a la burguesía indusrial, una clase social caracterizada por el individualismo y la innovación que redibujó el mapa social predominante en la Edad Media (nobleza, clero y pueblo llano).

Es esta época cuando el Biedermeier se inicia simultáneamente en Alemania, Austria y Dinamarca y otros países del norte de Europa, influenciando las disciplinas más diversas, desde la música y la literatura, hasta la pintura y el mobiliario como arte decorativo.¿Y por qué “biedermeier”? Según el diccionario, “bieder” significa “sencillo”. Y parece un calificativo muy acertado para definir un estilo que huye del artificio del neoclasicismo dominante en la época. Las piezas que elaboraban artesanos alemanes, austriacos y daneses , principalmente, se distinguían por su tamaño más ajustado y humano, por una apariencia más cómoda y menos recargada , por unos colores menos dramáticos, y por dejar atrás costosos elementos decorativos.

Y son precisamente estas decisiones las que atribuyen al Biedermeier el acercamiento del mueble de diseño a las nuevas clases sociales, pudientes, pero carentes de títulos nobiliarios, sentando así las bases de la decoración de interiores tal y como la conocemos hoy día.Bordes definidos, formas claras, superficies limpias, finísimas incrustaciones y colores intensos que influenciaron a estilos posteriores como el Art Nouveau, Art Deco, Bauhaus… y el diseño moderno que llegaría tras la II Guerra Mundial.

En Ebanistería Barradas estamos seguros de que el cameo de Biedermeier no es fruto de una casualidad, ya que este estilo ha sido aplaudido por los expertos del siglo XXI hasta el punto de que en 2006, el museo estadounidense Milwaukee Art Museum inauguró la exposición Biedermeier: The Invention of Simplicity, que posteriormente viajaría, y por este orden, al Albertina, en Viena, al Deutsches Historisches Museum, en Berlín, y al Louvre, en París. Una muestra que confirmó el interés del diseño moderno por el estilo que inventó la simplicidad.

Juzgad ahora vosotros si el flechazo en casa de Miranda fue con motivo. Pero sabed que a mi, Biedermeier me ha robado el corazón.

Y para terminar con este homenaje al estilo de la simplicidad, os mostramos unas  imágenes correspondientes al buró (o bureau) de inspiración Biedermeier que los artesanos de Ebanistería Barradas diseñaron y realizaron en madera de caoba y palosanto, con talla de hojas de acanto. Y que forma parte del 1er showroom a classical pleasure que estará expuesto en el Café de la Hospedería Parque de Monfragüe hasta el 31 de octubre de este año. 

¿Y vosotros, os habéis enamorado?

Y si quieres seguirnos en Facebook, pincha aquí.

Plaza de España, una serie con todo lujo de… costureros

Fieles a nuestra cita, hoy estrenamos el segundo capítulo de Plaza de España, una serie con todo lujo de… muebles. Sí, lo sabemos, el lunes 29 de agosto se emitió el final de la primera temporada de la serie Plaza de España (TVE1). Y sí, ¡nosotros también la echamos de menos!

En esta ocasión nos adentramos en el despacho del marqués, donde Melitón, el secretario, y Pacorro, el criado, son protagonistas de conversaciones tan filosóficas como desternillantes, desencadenantes de algunos de los momentos más cómicos.

Hoy hemos seleccionado un mueble que no pasa desapercibido, ya que más de un personaje lo ha utilizado para mover ficha en mitad de un diálogo.

Se trata de un magnífico costurero utilizado como mesa de ajedrez, de estilo alfonsino (finales del siglo XIX), con patas torneadas unidas por una chambrana (travesaño que une entre sí las partes de un mueble, muy utilizado en este estilo), realizado en madera de caoba, con incrustaciones de limoncillo en forma de aspas.

El estilo alfonsino coincide con el reinado del Alfonso XII (finales del siglo XIX) y corresponde a una corriente española caracterizada por la convivencia del renacimiento y el neogótico, fundamentalmente. Así, los muebles alfonsinos suelen ser ornamentados con tallas y torneados, aunque el conjunto final suele transmitir seriedad y austeridad por la utilización de maderas oscuras y líneas rectas. 

Si os fijáis bien, las tiras de limoncillo tienen diferentes tonalidades, esto es porque se ha utilizado una técnica de tostado a base de arena caliente, creando sombreados que aportan movimiento a la pieza.

Este tipo de costureros, al abrirlos, dejan a la vista una serie de bandejas de diferentes tamaños para albergar los útiles de costura. Extrayendo algunas de estas bandejas, se accede a un compartimento profundo y de gran tamaño donde guardar las madejas y  prendas en las que se está trabajando.

En la práctica, estos muebles se han venido utilizando como mesilla, mueble auxiliar, e incluso joyero.

Y como costurero/ joyero es como presentamos esta pieza original de Ebanistería Barradas, de estilo sheraton (finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX), realizado en madera de caoba e hilo de limoncillo, con herrajes y patas con forma de garra leonada en bronce.

El estilo sheraton hace honor al nombre de Thomas Sheraton, ebanista inglés que desarrolló su oficio en su pueblo natal hasta que en 1790 se trasladó a Londres donde impartía clase a otros artesanos. Fue entonces cuando se decidió a publicar manuales de dibujo por los que su nombre y su visión artística adquirieron tal fama, que ebanistas de todo el país bautizaron sus nuevas creaciones con el nombre del maestro que compartió con ellos su inspiración clásica y elegante, materializada en maderas exóticas como la caoba. 

Esta pieza realizada artesanalmente por las manos artistas de Ebanistería Barradas, fue premiada en el XIII Concurso de Artesanía de la Junta de Extremadura.

 

En nuestro showroom a classical pleasure, situado en el Café de la Hospedería Parque de Monfragüe (Torrejón el Rubio, Cáceres), podréis acercaros, hasta el 31 de octubre de 2011, a ésta y otras piezas de mobiliario realizadas en Ebanistería Barradas por nuestros maestros ebanistas.

Y hasta aquí este nuevo capítulo de Plaza de España, una serie con todo lujo de… muebles. Esperamos que lo hayáis disfrutado. ¡Nos vemos el próximo lunes!

Otros capítulos: Plaza de España, una serie con todo lujo de… bargueños.

Y si quieres seguirnos en Facebook, sólo tienes que pinchar en este icono:

la enfermería del arte: carcoma (II)

La Enfermería del Arte, así es como en Ebanistería Barradas hemos llamado a la sección de restauración de piezas de arte.

En nuestro post del pasado 2 de agosto hablamos de un pequeño insecto llamado carcoma, cuyos efectos sobre la madera pueden llegar a ser devastadores si no se diagnostican a tiempo.

¿Pero cómo podemos detectar si un mueble está siendo invadido por la carcoma? Verificando la presencia de serrín alrededor del agujero de salida y comprobando que el interior del agujero es claro. Es el indicio más evidente de que el insecto se encuentra dentro de la pieza. ¿Y cómo deshacernos de él? Inyectando líquido anticarcoma a través de cada uno de los agujeros de salida para a continuación cerrarlos con una masilla especial.

Una vez eliminada la carcoma y taponados los agujeros, se procede al barnizado, cuya composición tóxica impedirá la llegada de nuevos insectos.Por el contrario, sabremos que la carcoma ha abandonado la pieza afectada si, observando a través de los agujeros de salida, encontramos su interior oscuro y limpio, sin restos de serrín.

Recordemos que son las maderas blandas, como el haya y el castaño, las preferidas por la carcoma, y en cambio son las maderas duras, como la caoba y la acacia, las que mejor sortean su presencia.

Hoy, nuestros pequeños artesanos han podido presenciar cómo en Ebanistería Barradas restauramos las piezas que han sufrido el ataque de estos bichitos zampamaderas y porqué es fundamental mantener los muebles y otras piezas de madera en buenas condiciones, restaurándolas ante los primeros indicios de deterioro.

Y si quieres seguirnos en Facebook, sólo tienes que pinchar en este icono: