los Reyes nos han traído mejoras en el blog para que nos leáis más a gusto

¡Hola, artistas! ¿Qué tal se han portado los Reyes? A nosotros nos han traído un pequeño cambio en el blog que esperamos sirva para que vosotros, que sois quienes realmente dais vida a madera de artista, os sintáis más a gusto leyéndonos.

Como digo, es un cambio pequeño pero que, según los “entendidos” en esto del blogging, es básico para que los lectores os sintáis más cómodos y no forcéis la vista. Y es que, aunque parezca obvio, se lee mejor negro sobre blanco y no al revés (sobre todo porque este suele ser el modo en el que estamos acostumbrados a leer).

Además, hemos añadido unas pestañas laterales (a la derecha): AMIGOS Y ARTISTAS, que iremos actualizando con las direcciones de bloggers a los que consideramos eso: amigos y artistas, como Atseskulturak, artista de la cerámica; Joaquín Paredes, artista de la fotografía; Olaimar Decor, artista de la decoración; y Perrogato Estudio Creativo, artista de la creatividad. También la pestaña ¡SÍGUENOS! con los enlaces al Facebook y Twitter de madera de artista. Y, cómo no, NOSOTROS, la web de Ebanistería Barradas a la que estáis todos invitados, y el correo electrónico de madera de artista, que también es el vuestro :).

Poco a poco, esperamos seguir mejorando y sorprendiéndoos. Y si alguien quiere compartir con nosotros cualquier consejo, bienvenido será, ya que este blog ¡es de todos! Un saludo y ¡feliz día después de Reyes!

Anuncios

la enfermería del arte: cuando se cierra una puerta, una ventana se abre

Este popular dicho cobra hoy un significado especial en Ebanistería Barradas. Y es que hace unos días nos avisaban del derrumbe de un antiguo corralón abandonado. Y allá que fuimos, invitados por sus dueños, a recoger cualquier pieza de madera que pudiera sernos de utilidad.

¡Y eso es lo que hicimos! Una carcomida ventana enrejada parecía decirnos “llevadme con vosotros y devolvedme a la vida”. ¿Qué insensible ebanista hubiera ignorado sus súplicas? ¡Nosotros no! Así que la recogimos con mucho mimo y la trajimos al taller, donde lleva varios días presidiendo uno de los rincones más concurridos, esperando que nos decidamos a restaurarla, pero sobre todo, a reinventarla.

Con tan sólo pasar las yemas de los dedos por las vetas profundas de su madera de pino, se puede sentir el paso de los días y las noches, las gotas de lluvia, los copos de nieve, los rayos de sol. Sus goznes salientes y sus rejas oxidadas atraen todas las miradas. A veces nosotros mismos nos sorprendemos de la belleza que encierran las cosas más viejas.

Esta ventana no sólo merece que la devolvamos a la vida. Merece que su encanto, su magia y toda su personalidad ocupe un lugar en el que poder descansar, guarecida,  y mostrar, orgullosa, los surcos de su vejez.

Éste es el nuevo paciente de la Enfermería del Arte para el que nuestros ebanistas han diseñado un plan. Pronto os daremos los detalles de su recuperación. Y cuando terminemos, la palabra “vintage” y nuestros amigos de Etxekodeco, Los apuntes de Paula y Olaimar Decor, van a saber lo que es bueno. ;)

Más artículos de “la enfermería del arte” aquí y aquí.

Y si quieres seguirnos en Facebook, pincha aquí.