vine, vi y… ¡vintage!

El Palacio de Ferias y Congresos de Tarragona celebraba este fin de semana (7, 8 y 9 de octubre), la 1ª Feria de Arte y Antigüedades de esta ciudad catalana, en la que se dieron cita anticuarios y galeristas de todo el país.

Una estupenda oportunidad para poner en práctica el estilo vintage, ¿no creéis? Entre cientos de pequeños tesoros en madera, os mostramos nuestra propia selección de objetos de mobiliario. Fetiches que las revistas de decoración de medio mundo nos aconsejan para amueblar nuestros hogares con un toque retro, a medio camino entre lo clásico y lo moderno.

Somos muchos los que trabajamos por recuperar el sabor de lo antiguo. Y gracias a la imaginación y a la personalidad de las manos de quien restaura, quien más y quien menos se ha animado a preguntar: Mamá, ¿dónde guardas las cosas de la abuela?

En la enfermería del arte de Ebanistería Barradas, devolvemos la luz a todos esos objetos antiguos a los que quieres dedicar un espacio en tu casa. Porque todos conocemos esa maravillosa sensación al descubrir lo cerca que se está de un must de la decoración. Y tú, ¿ya has mirado en el desván?

Y si quieres seguirnos en Facebook, pincha aquí.

la enfermería del arte: cuando se cierra una puerta, una ventana se abre

Este popular dicho cobra hoy un significado especial en Ebanistería Barradas. Y es que hace unos días nos avisaban del derrumbe de un antiguo corralón abandonado. Y allá que fuimos, invitados por sus dueños, a recoger cualquier pieza de madera que pudiera sernos de utilidad.

¡Y eso es lo que hicimos! Una carcomida ventana enrejada parecía decirnos “llevadme con vosotros y devolvedme a la vida”. ¿Qué insensible ebanista hubiera ignorado sus súplicas? ¡Nosotros no! Así que la recogimos con mucho mimo y la trajimos al taller, donde lleva varios días presidiendo uno de los rincones más concurridos, esperando que nos decidamos a restaurarla, pero sobre todo, a reinventarla.

Con tan sólo pasar las yemas de los dedos por las vetas profundas de su madera de pino, se puede sentir el paso de los días y las noches, las gotas de lluvia, los copos de nieve, los rayos de sol. Sus goznes salientes y sus rejas oxidadas atraen todas las miradas. A veces nosotros mismos nos sorprendemos de la belleza que encierran las cosas más viejas.

Esta ventana no sólo merece que la devolvamos a la vida. Merece que su encanto, su magia y toda su personalidad ocupe un lugar en el que poder descansar, guarecida,  y mostrar, orgullosa, los surcos de su vejez.

Éste es el nuevo paciente de la Enfermería del Arte para el que nuestros ebanistas han diseñado un plan. Pronto os daremos los detalles de su recuperación. Y cuando terminemos, la palabra “vintage” y nuestros amigos de Etxekodeco, Los apuntes de Paula y Olaimar Decor, van a saber lo que es bueno. ;)

Más artículos de “la enfermería del arte” aquí y aquí.

Y si quieres seguirnos en Facebook, pincha aquí.